Liderar desde “lo femenino”

Sumergidos en la mitad de la crisis sanitaria Covid-19, pandemia mundial y primera de nuestra generación, nadamos en la incertidumbre sobre el futuro inmediato y se va poniendo luz a realidades que, aunque siempre supimos que estaban, se habían vuelto invisibles.

Las crisis son las grandes incubadoras de nuevas oportunidades, nos obligan a sacarnos el piloto automático y a movernos en aguas desconocidas. Nos enfrentan a lo que nos desafía, a los miedos más profundos y también nos dan la posibilidad de mirar lo que funciona o no en nuestra vida. Nos obligan a hacer cambios, derribar obstáculos -la mayoría mentales- que nos detienen el avance y también sacan lo mejor de cada persona. Sólo miren a su alrededor: ¿Cuánta fuerza, pasión, amor, creatividad, determinación, solidaridad y colaboración, entre otras virtudes y emociones positivas, han detectado en medio de la actual crisis sanitaria? Seguramente muchas. Personalmente, me emociona observar a las personas, sobre todo a las mujeres en su reinvención, poniendo todas sus capacidades al servicio y enfrentando la incertidumbre desde su máximo potencial.

Una de las manifestaciones que abre posibilidades en el mundo, es la noticia que destaca el trabajo de varias mujeres jefas de Estado durante esta pandemia. Países dirigidos por mandatarias como Nueva Zelanda, Islandia, Alemania, y Dinamarca, entre otros, han sido reconocidos por iniciativas que han resultado más efectivas en el manejo de la crisis del COVID-19, señal significativa, teniendo en cuenta que menos del 10% de todas las naciones del mundo están lideradas por mujeres.

Observamos cómo ellas, quienes lideran países, han tenido una particular disciplina, sensibilidad y capacidad de respuesta frente a la crisis sanitaria y, desde ahí, están desarrollando mejores políticas para atravesar la situación actual y también para el futuro.

¿Y por qué sucedió esto? Una de las respuestas, es que las mujeres que están en cargos de decisión tienden a enfocarse en los bienes más esenciales, como la salud y la educación, y en observar con amplitud de mirada a las personas más vulnerables. No quiere decir que los hombres no tengan esta sensibilidad, sin embargo, en un escenario como el actual y con escasas mujeres ocupando espacios de liderazgo, se nota la ausencia y cabe preguntarnos: ¿Requerimos más líderes mujeres para enfrentar las crisis? ¿Qué hace que nosotras abordemos un problema tan grande de manera tan efectiva? ¿Por qué las mujeres, a pesar de tanto avance, seguimos sin ocupar lugares de liderazgo?

Estas preguntas son complejas y largas de contestar, no obstante, creo importante mantenerlas vigentes y hacer el ejercicio de responderlas en nuestra propia experiencia.

Abordar estas interrogantes comenzó a convertirse en una misión personal en estos días, porque, si nosotras ocupamos más espacios de liderazgo, el mundo ganará, hay evidencia suficiente de que así será. Es urgente inspirar, fortalecer y despertar el liderazgo de las mujeres, no podemos seguir esperando, las crisis vienen cada vez más seguidas.

Esta convicción me ha llevado a iniciar reflexiones, especialmente sobre el ejercicio del liderazgo, pero en este caso,  desde  “lo femenino” más allá del “liderazgo femenino” en sí, de esta manera nos salimos de la caja con las etiquetas estereotípicas y se deja el espacio para que los hombres también lideren desde ese estilo, forma, o como se le quiera llamar.

Las conversaciones acerca del tema con decenas de mujeres líderes me han permitido mirar más allá de mis propias ideas y vivencias y, además, descubrir cómo cada una de ellas ha ido forjando una manera particular de liderar, la mayoría sin grandes apoyos, sacando lo mejor de sí. ¿Cómo hacemos eso? ¡Igual que cuando enfrentamos las crisis! Claro, porque no es habitual movernos en este mundo de liderazgo que ha sido reservado históricamente para los hombres, entonces, cuando a nosotras nos toca sentarnos en la punta de alguna pirámide, nos movemos, al principio al menos, en la incertidumbre total.

Uno de los mayores obstáculos que las mujeres tenemos para dar el primer paso es la auto declaración: Soy una mujer líder. A la mayoría nos da miedo decirlo, aunque lo estemos sintiendo, incluso aunque estemos ejerciendo el liderazgo. Para esto, como para tantas cosas, necesitamos que nos den permiso, o nos proclamen y, ese obstáculo, aunque creamos que es propio y personal, es colectivo en nuestro género porque es cultural, viene desde antes de nuestro nacimiento y es invisible.

Como dijo el Principito: “He aquí mi secreto que no puede ser más simple”. Todas estamos capacitadas para liderar en cualquier momento de nuestra vida. Margaret Thatcher lo verbalizó perfectamente en 1979, cuando se convirtió en primera ministra británica, con su frase: “Cualquier mujer que entienda los problemas de llevar una casa estará más cerca de entender los problemas de llevar un país”, poniendo en la mano de las mujeres la llave para abrir las puertas que están cerradas por la construcción social y la cultura, entre otras razones, pero, más que todo, cerradas por nuestras propias limitaciones y autocensuras que no nos permiten levantar la mano cuando se hace la pregunta ¿Quién va a liderar hoy?

La invitación es a construir una base sólida de auto confianza, que se elabore con fuertes convicciones y, por sobre todo, un compromiso a toda prueba, pues éste nos da la fuerza para levantarnos, sacar la voz y ser líder en un mundo con códigos masculinos, que sólo se podrán intervenir si nos internamos con valor y apoyo mutuo para desarrollar este nuevo liderazgo “desde lo femenino” y que se valore cada día más,  para que contribuya ampliamente a crear un país y un mundo mejor para las nuevas generaciones.

Mai-Nie Chang – Empresaria y Coach Ejecutivo

DSC_0174

Atrapadas ¿sin salida?

Me niego a seguir demostrando que estoy capacitada para ser incluida en los espacios históricamente reservados para los hombres. Cuánto desgaste nos provoca a las mujeres la eterna prueba a la que somos sometidas (y nos auto sometemos) intentando demostrar que somos capaces de ser parte integral de esta sociedad. Se nos evalúa constantemente, indagando dónde están nuestros talones de Aquiles. Y lo peor de todo, es que es una práctica solapada, porque los discursos políticamente correctos, apuntan a que las mujeres debemos ser incluidas sin excepción. Sin embargo, a la hora de invitar a una mujer para participar concretamente en un alto cargo, se cae en un hondo pozo de excusas para volver a calcular las competencias de la candidata. Como resultado, algunas tendrán la suerte de ser las privilegiadas “elegidas”, seguramente en los cargos directivos del estado, donde se ha incrementado la inclusión  abundantemente, pero quienes opten al mundo privado, seguirán quedando en el camino, como lo indica el escueto 9,4% de participación de mujeres en directorios (IPSA).

Iniciando el 2021, y como observadora del fenómeno mencionado, me llamó la atención un titular que reza “Mujeres en directorios: estudio arroja efecto positivo hacia la alta gerencia, aunque no hay evidencia concluyente sobre su impacto en el desempeño de las compañías”. Publicado en El Mercurio, fruto de la alianza entre la bolsa de comercio de Santiago, el centro de gobierno corporativo de la PUC y desarrollado por varios investigadores, con él, se indica que la incorporación de mujeres en directorios tiene muchas externalidades positivas. Una de ellas, sería el llamado “spillover de género” es decir, “se tiende a beneficiar el alza de otras mujeres a las altas gerencias”. Asimismo, se observa que las mujeres “respetan mayores niveles de responsabilidad y orden, tienen mayor orientación a los detalles, a seguir un horario, un plan de trabajo y mayor afabilidad y aversión al riesgo”, en comparación a los hombres. A pesar de todo ello, se determina que no se encuentra “una relación significativa entre la presencia de las mujeres y el desempeño de las empresas chilenas”. Es decir, somos eficientes, tenemos virtudes que aportan, pero… “diversidad y desempeño no son concluyentes” según lo destaca el titular de la noticia.

Mientras más me informo acerca de estos levantamientos de datos científicamente comprobados, más me doy cuenta de que las mujeres no tenemos oportunidad. La lógica de constatar una y otra vez el valor del aporte femenino a la economía, al desarrollo de las empresas y al mundo se ha convertido en un ¿vicio? O mejor: ¿Por cuánto tiempo más seguirán exigiendo méritos adicionales a las mujeres? La lentitud que se advierte en la incorporación femenina a la alta dirección en Chile da cuenta de una falta de voluntad, y no es extraño suponer que los estudios y sus interpretaciones las cuales evidencian que las mujeres no mejoramos mayormente los desempeños en las organizaciones, puedan ser una buena excusa para que sigamos siendo minoría en un mundo donde los talentos y capacidades femeninas yacen atrapadas y sin salida en una sala de test y medición perpetuos.

La lógica debe ser con urgencia cambiada. Más cuando el impacto diferencial de Covid-19 por sexo anticipa grandes retrocesos en el camino hacia la igualdad de género. Transformemos toda la energía que nos ocupa el intento de “demostrar” por un nuevo razonamiento que nos permita la desobstrucción para encontrar juntos, hombres y mujeres,  el camino a la verdadera inclusión, no solo en la alta dirección, sino que en todos los ámbitos.

Mai-Nie Chang – Empresaria y Coach Ejecutivo.

DSC_0174